En Platón no hay un "sistema estético", sino que deducimos la estética de su obra general*1. En el Sofista, Platón hace una clasificación de las "technés":

- Adquisitivas (política, comercio)
- Productivas:
- De objetos reales
- De imágenes:
Eidola (pintura, escultura)
Eikon (representación genuina)
Phantasma (representación aparente)

Lo bello para Platón es un fin en sí mismo porque siempre es bueno. Además, hay cuerpos hermosos a los que apreciamos por su utilidad, pero otros no son "útiles": refuta el funcionalismo socrático en pos de una estética que es moralista en cierto modo (al identificar bello y bueno).

Contra lo que dicen los sofistas, el placer no es un rasgo que defina la belleza: la sabiduría, la justicia... son bellas también y no producen placer. También al contrario que éstos, y frente a su relativismo, a Platón le interesa lo bello en sí, pues, debido a la influencia pitagórica, la estética platónica tiene una vertiente objetivista. Es más, para el filósofo ateniense la belleza es una propiedad objetiva de las cosas y no se capta mediante los sentidos, puesto que está más allá de lo sensible. La belleza de las cosas es orden, medida y proporción (simetría).

En definitiva: Armonía. Belleza, Verdad y Bondad están inter-conectadas y tenemos un sentido innato de lo bello, lo que supone una prueba de la existencia de la Belleza como algo objetivo. Y aún hay más: Si hay un sentido innato de lo bello es porque la belleza es una idea innata que recordamos para catalogar la belleza real*2. El hombre asciende en su conocimiento desde la belleza sensible hasta la Idea de Belleza (pasando por la belleza abstracta).

En lo que concierne al arte, Platón no es muy amigo de la innovación ni de los artistas. Al filósofo que nos ocupa no le gusta nada el arte que le es contemporáneo, aunque sí el arte egipcio por su falta de innovación y porque se atiene a los cánones, conservando el orden y la medida. Con respecto a la poesía, admite en la República los himnos a los dioses y los elogios a las personas virtuosas, aunque no los cantos al placer o al dolor. Además, para el ateniense, los verdaderos poetas son los poseídos*3, los que hablan por boca del dios. El resto sólo hace poesía técnica, y ésta es peligrosa para el alma, pudiendo corromperla. Platón condena el arte imitativo, mimético*4, alegando que no sólo es inútil, sino también inadecuado y perjudicial, por lo que ha de ser desterrado de la ciudad ideal

. ¿Qué es lo que hace del arte algo de éstas características? En primer lugar, el mundo sensible es el reflejo del mundo ideal: una copia. El arte que imita a la realidad es, entonces, la copia de una copia, con lo que es doblemente falso. Las obras de arte son imitaciones, pero también son "phantasmas", no son objetos completos, y perjudican al alma en su ascenso cognitivo.

En la obra de arte hay una perfecta subjetividad ( obra como síntesis idealizada de la naturaleza) y una imperfecta objetividad (la obra es inferior a la naturaleza a la que pretende imitar). Esta dualidad está presente en toda la estética platónica, aunque el balance de la obra de arte siempre es negativo: a diferencia de la filosofía, el arte no es un medio para llegar a la verdad y corrompe a las almas, por lo que Platón destierra a los artistas de su ciudad ideal y prohíbe el arte imitativo o mimético.

*1 República X, Leyes, Banquete, Ión, Fedro, Hipias Mayor, Filebo, Sofista
*2 Esto está claramente relacionado con la reminiscencia platónica.
*3 Poetas "maníacos"
*4 El concepto de mímesis está relacionado con la música y la danza de las ceremonias agrícolas del período arcaico, no con las artes plásticas. En Platón es, literalmente copia, y, por lo tanto, implica falsedad, aunque conserva el carácter de re-presentar

  • Posts relacionados:


Hoy, una de estética: Los pitagóricos

¿Cómo combinar la objetividad y la subjetividad?

Sócrates y los sofistas (otra ronda de ideas estéticas)